16.Oct.2018 | 17:27
Del “delicado té verde” en hebras para el mercado porteño y en homenaje a inmigrantes japoneses

Posadas, Misiones | Frontera Jesuita | Juan Carlos Kairiyama, desde la misionera localidad de Los Helechos, elabora con su familia de manera artesanal hebras de té verde que comercializa bajo la marca “Mi ryoku cha” en el “Jardín Japonés” de Buenos Aires.

Un homenaje. El packaging de las hebras de Juan Carlos Kairiyama, incluyen una tarjeta con la historia de sus ancestros, quienes llegaron a la tierra colorada, se afincaron y comenzaron la producción de té. “Mi abuelo materno Yuji Watanabe llegó a Los Helechos, en la década del 30, como inmigrante desde Japón, con semillas que trajo de “Shizouka”, una zona tealera por excelencia de aquel país. En ese momento comenzó a elaborar té para la comunidad japonesa que se estableció en Buenos Aires”, contó Kairiyama en diálogo con Carlos Vedoya Recio.

Yuji Watanabe en los años 40 creó la marca “Hagoromo Kono Hana”, que poéticamente aludía a un personaje etéreo de un cuento japonés y al buen aroma, según cuentan los Kairiyama en la presentación de sus tés, como la tercera generación de tealeros en Misiones.

“Es así que nosotros retomando un poco el trabajo y la visión que tenía mi abuelo, comenzamos con el emprendimiento familiar hace 4 años –para recuperar esa historia– y empezamos por la elaboración de hebras de té verde”, dijo en Frontera Jesuita.

La marca “Mi ryoku cha” está compuesta por tres ideogramas (japoneses) que significan: “Delicado té verde” según explicó el tealero que además tiene un pequeño secadero industrial de té que procesa la producción de las chacras vecinas. “Apuntamos a sostener una producción más artesanal para un consumidor más selecto” dijo.

Producción. “Nuestro volumen es bajísimo, no llega a góndola, apenas a lugares exclusivos para ventas pequeñas. Es un producto nuevo que recién se está iniciando, pero ya estamos observando y estudiando el mercado y haciendo algo de marketing a una escala muy artesanal”, comentó.

Único punto de venta. “El director del “Jardín Japonés” nos brindó esta oportunidad, porque decidió darle lugar a la producción nacional. Tranquilamente podrían traer hebras de Japón, pero decidieron utilizar té misionero, así nos dieron un empujón para desarrollarnos y empezar comercializando allí”, dijo Kairiyama desde su chacra de 5 hectáreas cultivadas con té.

Cuestión de tiempo. “El té una vez cosechado, se elabora en el día, depende de la brotación, trabajando con brotes selectos. Es así que una vez cosechado se elaboran las hebras en horas o días dependiendo el tipo de té y ahí ya está pronto para salir a comercializar”, adelantó el descendiente de japoneses que ya está listo para volver a cosechar nuevos brotes de té gourmet.

BREVES

Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
Secretaría de Redacción: Eliana Benay (Posadas)
Tucumán 1734 - 6A (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel/Cel: +54 376 474-0510 | Copyright 2002 - 2018

Un producto de