MUJERES11.Oct.2017 | 09:18
Mujeres rurales, protagonistas del desarrollo rural

Desde la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Delegación Misiones destacaron cuatro casos de mujeres rurales misioneras.

Foto: Mujeres Soñadoras y Cooperativa Nueva Esperanza

Posadas, Misiones | NEA RURAL | Las mujeres rurales ocupan un papel fundamental en la seguridad alimentaria, contribuyendo a la producción de alimentos y al desarrollo rural, local y regional. Son muchas las mujeres que sostienen cotidianamente la producción de sus chacras y de sus familias. Cuidan la tierra y el ambiente, las semillas, los cultivos y animales, producen alimentos para su familia, y algunas venden su producción para obtener un ingreso económico. Además, aquellas que son feriantes o parte de un grupo, comparten su vida con otras mujeres, participan de eventos, capacitaciones,  representan a su organización en diversas situaciones. 

Desde la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Delegación Misiones destacaron e trabajo de las mujeres rurales contando algunos de los casos que se encuentran en las picadas de la tierra colorada.

La celebración del 15 de octubre como el Día Mundial de la Mujer Rural, surgió en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer realizada por la ONU en Pekín en septiembre de 1995, como resultado de las propuestas de la Federación Internacional de Productores Agrícolas (FIPA), la Red de Asociaciones de Mujeres Campesinas Africanas (NARWA) y la Fundación de la Cumbre Mundial de Mujeres (FCMM), por el reconocimiento mundial de los múltiples roles que desempeñan las mujeres productoras, campesinas y agricultoras en la economía y la sociedad en general.

Las mujeres suelen ser reconocidas por su trabajo en el ámbito doméstico, en su rol de madres y esposas, sin tener en cuenta su contribución a la economía, a la producción de alimentos y al desarrollo sostenible de la biodiversidad, entre otros.

Las protagonistas

Lucía Rodhen, agricultora de San Pedro, se dedica a la producción de frutillas pero también de quesos, dulce de leche y miel. Rodhen contó que junto a su marido “hace 4 años empezamos con el cultivo de frutillas en invernáculo con sistema de riego. Hoy estamos sacando un rendimiento promedio de 70 kilos por semana y esperamos sacar un mejor rinde para los primeros días de septiembre”.

En tanto, en la localidad de Andresito, la Cooperativa Cabureí se dedica al procesamiento de jugos naturales de naranja, mandarina y lima. Claudia Ratke, integrante de la cooperativa en la que trabajan más de 50 agricultoras, explicó que “los jugos son procesados y envasados sin conservantes en nuestra sala de elaboración. Sólo este año, elaboramos más de 1.500 litros de jugo”. Actualmente, sus productos se comercializan en Puerto Iguazú y la ciudad de Buenos Aires. La apuesta de la cooperativa es aumentar su volumen productivo a la vez que quieren instalar una planta de almidón de mandioca y trabajar con frutas deshidratadas.

Desde Garuhapé, Doña Elena Goralewski se brinda a turistas y consumidores con sus tradicionales golosinas de madera de yacaratiá pero también pickles de tacuara, dulces y mermeladas que habitualmente se pueden encontrar en el Parador 3 de Mayo sobre la ruta nacional 12 y en los encuentros mensuales de Tierra que Anda.

Doña Elena | Foto de Martín Ghisio

En Salto Encantado, Gladys Britez, Claudia Kozaczek, Rosa Szulepa y Verónica Zurakovski, integrantes de la Asociación Mujeres Soñadoras, son autoras de una amplia variedad de mermeladas elaboradas a partir de frutos nativos y recetas tradicionales. Britez, tesorera de la Asociación, comentó que “todos los envasados se elaboran a partir de las frutas presentes en nuestras chacras. Buscamos lograr productos de calidad y que recuperen recetas de nuestras abuelas como lo es la mandioca en miel de caña”. Entre sus mermeladas, se destacan la rosella, el mamón con kinotos, la naranja y la mandarina con zanahoria, chuchú con maracuyá, pero también hay en marcha un proceso de aprovechamiento y conocimiento de los frutos nativos. Ubajay, jaboticaba, arazá, guaviroba, yacaratiá, pitanga, caraguatá y cerella, son algunas de las frutas que ofrece el monte y cuya identificación, caracterización y uso fueron detallados para la elaboración de conservas, mermeladas y dulces.

Por otra parte, la Cooperativa Nueva Esperanza, integrada por un grupo de 11 mujeres, se dedica a la producción de vinagres elaborados a partir de frutos nativos. Richardt comentó que “formamos nuestra cooperativa en 2009 pero desde hace más años que trabajamos en la elaboración de vinagres, buscando perfeccionarnos y ampliando nuestras variedades y sabores”.

Todas las experiencias mencionadas cuentan con un permanente acompañamiento técnico desde la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la Nación que comprende el fortalecimiento de aspectos productivos, socios organizativos, jurídico contables y normas de elaboración.

BREVES
Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
Dirección Periodística: Verónica Puig (Paraná)
Secretaría de Redacción: Eliana Benay (Posadas)
Redacción: Liliana Rodríguez (Corrientes)
Francisco de Haro 3064 (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel/Cel: +54 376 474-0510 | Copyright 2002 - 2017

NEA RURAL, Contenidos de la Tierra